Carmen: belleza, sabiduría y autenticidad

El rosado Carmen 2017 de Bodegas Comenge (DO Ribera del Duero) atesora todas las virtudes de una viña madura: carácter, resistencia, hermosura, saber, verdad, como si de una gran mujer se tratase. Es un homenaje a generaciones de viticultores que respetaron durante años la biodiversidad de las viñas y también a Carmen Fuentes, compañera de vida y sueños del fundador de la bodega, Jaime Comenge.

Este vino nace en una viña centenaria cultivada en el municipio de Hontoria de Valdearados (provincia de Burgos), escondida en un rincón del monte al abrigo de encinas, robles y sabinas. Un viñedo compuesto por las variedades que tradicionalmente se cultivaban en la Ribera del Duero, formando un maravilloso mosaico de colores y sabores.

Buena parte de sus cepas son de albillo, uva blanca casi olvidada de la Ribera del Duero, fresca, dorada y sutilmente perfumada, presente siempre en el vino tradicional de esta tierra: el clarete.

Carmen es un clarete de parcela, mezcla del viejo albillo castellano -pura frescura, viveza y sutileza aromática- y las tradicionales uvas tintas de los viñedos de entonces, el tempranillo, la valenciana y la garnacha –compendio de elegancia, potencia y riqueza aromática-.
Es un vino, pero también mucho más…

Datos técnicos

Variedades: 50% albillo real, 40% tinto fino, 10 % garnacha y valenciana
Edad del viñedo: 97 años; plantado en 1921 sobre pie franco.
Elaboración: La uva albillo está pisada y macerada con sus pieles y raspones, sin sulfuroso, en cámara frigorífica a 5º C durante 3 días. Las variedades tintas se estrujaron, encubaron y maceraron a 10 grados durante 12 horas.
Los mostos resultantes se mezclaron y desfangaron, realizando posteriormente la fermentación a 15ºC con levaduras propias.
Ha permanecido sobre lías desde octubre de 2017 hasta mayo de 2018.

PVP : 17,25 euros


Sobre Bodegas Comenge

Fundada en 1999, Comenge Bodegas y Viñedos está ubicada en un entorno privilegiado, rodeada de 16 hectáreas de viñedo entre dos castillos medievales, el de Curiel de Duero y el de Peñafiel, y tres valles; el del Duero, el Cuco y el Horcajo.

El cultivo de la viña es exclusivamente ecológico certificado. Esto revierte directamente en el sabor de las uvas y de los vinos. Los rendimientos son pequeños: manteniendo la cubierta vegetal, convirtiendo al viñedo en un maravilloso jardín natural, un ecosistema diverso que aporta equilibrio y salud a las cepas.

La selección manual uva a uva y su proceso de fermentación natural patentado son sus señas de identidad.

Este proyecto familiar está inspirado en Miguel Comenge, padre del fundador y autor del libro La Vid y los Vinos Españoles, publicado en 1942, siendo el primer tratado científico acerca de la situación vitivinícola de España y, por lo tanto, referente para estudiantes de viticultura, enología y agrónomos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.