Pagos del Rey apuesta por la didáctica de la cultura del vino

El Museo del Vino que la familia Solís gestiona en Morales de Toro (Zamora) recibió más de 600 escolares durante el pasado curso

Desde su apertura en el año 2014, Pagos del Rey Museo del Vino ha apostado, como una de sus líneas estratégicas de actuación, por enseñar a las nuevas generaciones los valores fundamentales de una cultura milenaria como es la del vino. El respeto por el medio ambiente, la agricultura, el arte asociado a la historia del vino, el territorio, la etnografía y las tradiciones familiares son aspectos, que la familia Solís intenta divulgar a los más jóvenes en las diferentes propuestas didácticas del museo.

Desde los inicios, los colegios de las provincias cercanas al museo se interesaron por acercarse a conocer sus instalaciones y contenidos, pero no fue hasta el recién terminado curso 2017-18 cuando los responsables del museo diseñaron y propusieron un programa escolar adaptado a los diferentes currículos académicos de los escolares de Primaria. De este modo, más de seiscientos alumnos de colegios de las provincias de Zamora, Salamanca, Valladolid y León han pasado por la antigua cooperativa transformada en museo disfrutando de una visita didáctica adaptada a las diferentes edades y de un taller sensorial que potencia sus habilidades psicomotrices a la vez que asientan los contenidos aprendidos durante la visita.

La protagonista del programa escolar es la planta, la vid, por ello, todos se acercan al viñedo didáctico ubicado en el jardín del museo para conocer las diferentes variedades de uva de la DO Toro en su estado natural en las diferentes épocas del año.

Esta visita se desarrolla a través de dispositivos móviles con los que los guías se apoyan gráficamente a través de una web app llamada Marco Topo, que es a su vez una gymkana y una guía didáctica para los niños.

Una vez hecha la visita por todas las instalaciones del museo, desarrollan el taller, cuyos contenidos varían en función de la estación del año en que lleguen al museo. Así, en otoño simulan todo el proceso de la vendimia, embotellando mosto, encorchándolo con sus propias manos y decorando las botellas que se llevarán de recuerdo. En invierno plantan su propio esqueje de sarmiento, decoran sus macetas y se las llevan de recuerdo con la esperanza de que les arraigue en casa. Ya en primavera, cuando está cerca de concluir el curso, el arte es el protagonista asociado a las plantas aromáticas del jardín del museo. Al final de la actividad todos los escolares prueban el mosto dulce del museo con snacks, antes de volver a sus centros de enseñanza.

Pagos del Rey Museo del Vino, ultima este verano las mejoras para volver a lanzar a los colegios su propuesta didáctica para el curso 2018-19, mientras continúa con sus actividades familiares, como la visita familiar con Marco Topo o los talleres de fin de semana. Precisamente, la programación A por Uvas, con talleres de pisado y elaboración de mosto, que se iniciarán en septiembre es uno de los ciclos más exitosos de todo el año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.