Bodegas Monte La Reina presenta Salvaje: el primer Chardonnay de la DO. Toro

Spread the love

Salvaje, nuevo vino de la bodega toresana liderada por Carolina Inaraja, aúna a la perfección sus valores: la exploración y la búsqueda de nuevos horizontes vinícolas, sin olvidar la tierra que la ha visto nacer

Fermentado en barrica, con una posterior crianza de tres meses en barrica y elaborado al 100 % con uva chardonnay, este vino ejemplifica el espíritu innovador de Monte la Reina, que aporta un giro radical a esta comarca vinícola

Salvaje se une al universo Monte la Reina. Este es el nuevo vino que lanza al mercado la bodega zamorana (Toro), que refleja a la perfección, tanto en el diseño como en el propio nombre y en su proceso de creación, el camino de exploración y búsqueda que desde hace más de 12 años experimenta bajo la batuta de su directora Carolina Inaraja. Siempre mirando al frente, aunque consciente del peso de la tradición, Monte la Reina es la artífice del primer chardonnay de la comarca de Toro, donde está considerada la precursora de una nueva era. Esta bodega late al ritmo vertiginoso de la sociedad actual, cambiante, frenético y siempre en busca de nuevas tendencias; desde sus inicios dejó clara su vocación rupturista        —es pionera en la elaboración de verdejo en la zona—. Pese a juventud —es una de las bodegueras más jóvenes de la región—, y quizás por eso mismo, Carolina da un paso adelante y se desmarca con Salvaje, el primero de su categoría en esta tierra; con esta creación una vez más juega con lo establecido y busca nuevos horizontes vinícolas, sin dejar de lado el respeto por los orígenes y la responsabilidad de conservar una cultura milenaria. Monte la Reina mezcla lo clásico con lo contemporáneo, y logra que bajo su firma cada sorbo se mueva entre viñedos centenarios y un espíritu aventurero.

Salvaje está elaborado al 100 % con uva chardonnay —por ser de esta variedad no está amparado bajo la D.O. Toro— recogida en la pasada vendimia y procedente de un viñedo plantado hace ocho años. Con una crianza de tres meses en barrica posterior a su fermentación alcohólica en barrica, este vino de autor recoge la esencia de la marca: innovación y atrevimiento para hacer lo nunca visto hasta la fecha en el sector. Esa libertad de la que ha gozado Carolina para convertir su sueño vinícola en realidad está recogida en este nuevo producto.

La exploración es el faro que guía a Monte la Reina, como se percibe en Salvaje. Con este blanco, cruza los límites conocidos dentro de Toro y da paso a nuevos terruños, a variedades inexploradas y apuestan por lo desconocido para dejar huella y romper barreras. Su presentación ante el público es ya rupturista, una botella borgoña con una etiqueta vertical en tonos anaranjados con unas vetas —que recuerda al corte del salmón—. Las emociones y los sentimientos también han jugado un papel fundamental a la hora de crear esta referencia, puesto que se ha fraguado en un momento personal donde el espíritu de lucha cobra más sentido que nunca, y durante uno de sus muchos viajes de exploración, en esa ocasión a Sudáfrica, donde se lanzó a probar vinos autóctonos.

Sensaciones

De color amarillo pajizo con reminiscencias doradas, limpio y cristalino, Salvaje resulta fresco y cítrico en nariz, con recuerdos propios de la variedad, como manzana, piña, fruta de hueso y pomelo, junto a los aromas secundarios que aparecen por su paso en barrica —encontramos frutos secos, especiados y notas balsámicas de hierbas aromáticas como hinojo—. Ya en boca tiene una buena acidez y frescura, aporta untuosidad y nervio. El resultado es un vino blanco graso y equilibrado, con postgusto cremoso y elegante; es largo y envolvente.

Armonías

Salvaje es ideal para maridar con guisos de legumbres, pescado blanco a la brasa, pastas y arroces, así como con carnes con salsas cremosas y quesos con frutos secos.

PVP: 15,00 euros

MONTE LA REINA: BODEGA CON IDENTIDAD PROPIA

Monte la Reina aúna pasado, presente y futuro en una de las comarcas vinícolas más fructíferas de España. Carolina Inaraja forma parte de esa nueva generación de bodegueros que lucha por darle un soplo de aire fresco a la Denominación de Origen Toropara liberarla de los estereotipos que acarrea desde hace años. Ubicada apenas a diez kilómetros de Toro, está considerada una de las propuestas más rompedoras de esta región; aporta un nuevo enfoque. La experimentación y el respeto a las raíces se han convertido en las señas de identidad de este proyecto, que es todo un referente en el ámbito nacional. Monte la Reina descubre nuevos sabores fuera de nuestras fronteras, que atrapan y embotellan para que sus referencias transmitan sus raíces con matices de aventura; mira al mundo para mejorar su tierra, su entorno y su producto. Este proyecto vinícola respeta la tierra que le ha visto crecer, las tradiciones que han dado forma a su historia y la labor incansable de generaciones pasadas, pero no puede obviar que la innovación fluye por sus barricas; explora nuevos métodos y técnicas para llevar la experiencia del vino a nuevas alturas.

Carolina Inaraja afronta nuevos desafíos, desde la elaboración, a la fermentación, pasando por el embotellado y el diseño de la botella de cada uno de sus vinos. Inaraja traslada una visión vanguardista, internacional y vibrante a cada una de las referencias que tiene en el mercado, pero siempre con el deseo de descubrir y explorar la excelencia vinícola que le rodea. Cada botella es el resultado de un espíritu pionero y una búsqueda constante de lo extraordinario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *