Familia Torres diseña un sistema pionero que captura y reutiliza el CO2 de la fermentación del vino

Spread the love

La bodega implementa con éxito una solución innovadora con la que estima capturar 20 toneladas de CO2 al año y reutilizarlo como gas inerte para proteger el vino en los depósitos

Familia Torres diseña un sistema innovador para capturar y reutilizar el CO2 de la fermentación del vino, que ya ha puesto en marcha en sus instalaciones de Pacs del Penedès durante esta vendimia con excelentes resultados. Se trata de un proyecto pionero de economía circular que permitirá a la bodega reducir su huella de carbono para mitigar el cambio climático.

Este sistema consiste en adaptar los depósitos fermentadores para que el CO2 liberado durante el proceso de fermentación del vino pueda ser conducido hacia unos globos de grandes dimensiones, colocados encima de estos depósitos. A medida que el vino fermenta y libera CO2, éste es capturado en el interior de los globos, que se hinchan. Mediante un compresor de aire, el gas se comprime a una presión que permite ser transferido hasta otro depósito donde se almacena, para ser reutilizarlo posteriormente como gas inerte de relleno en los depósitos donde hay vino con el fin de evitar su oxidación.

La utilización de CO2 o de una mezcla de CO2 y nitrógeno para inertizar los depósitos de vino es una de las técnicas más habituales para proteger el vino. Por lo general, este CO2 es suministrado por un proveedor de gases, que lo adquiere principalmente de refinerías de petróleo, y  por  lo  tanto  tiene  una  huella  de  carbono  asociada.  En cambio, el CO2 de la fermentación no es de origen fósil, sino que es el mismo CO2 que la vid ha absorbido mediante la fotosíntesis, por lo que es prácticamente puro y se considera neutro en emisiones.

Según Miguel A. Torres, presidente de Familia Torres, “cada tonelada que conseguimos recuperar   y   reutilizar   supone   una   tonelada   menos   en   nuestra   huella   de carbono y, además, un ahorro en la factura del suministro de CO2 de la bodega. Este sistema es eficaz y rentable y lo compartiremos con otras bodegas para que, entre todas, podamos reducir de manera significativa el uso de CO2 de origen fósil”.

Con esta innovadora solución, fruto de varios años de investigación y ensayos en el marco de las tecnologías CCR (Carbon Capture & Reuse), Familia Torres estima que podrá capturar y reutilizar unas 20 toneladas de CO2 anuales, el equivalente a un tercio del gas que adquiere la bodega. Durante esta vendimia, Familia Torres ha puesto a prueba este sistema con la instalación de tres globos conectados a siete depósitos fermentadores con resultados muy satisfactorios. Su intención es ampliar la instalación de cara a la próxima vendimia para continuar reduciendo su huella de carbono. Desde que puso en marcha el programa ambiental Torres & Earth en 2008, Familia Torres ha reducido el 34% de las emisiones de CO2 por botella en todo su alcance (directas e indirectas) y tiene el objetivo de llegar al 60% de reducción como mínimo en 2030.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar