‘Reliquias’, los tesoros de Bodegas Barbadillo, que dan protagonismo al vino

Spread the love

La intención de la bodega es compartir los limitados 96 litros que salen de las Soleras para dar salida a un bien escaso duplicando las posibilidades de adquisición a través de medias botellas.

Este vino único vuelve a ser protagonista estrenando nuevas etiquetas, pintadas a mano, diseñadas por el reconocido calígrafo Goyo Valmorisco.

Según Armando Guerra (Responsable de Alta Enología de Barbadillo): Son vinos muy escasos, salvados por el destino y casi imposibles de encontrar”.

Un año más las “Reliquias” de Bodegas Barbadillo vuelven a ser protagonistas, un estreno por todo lo alto de un vino exclusivo, diferente y para paladares exquisitos.  Barbadillo lanza sus nuevas Reliquias de Amontillado, Palo Cortado, Oloroso y Pedro Ximénez con nuevas y creativas etiquetas diseñadas por el calígrafo Goyo Valmorisco que van cambiando de espectaculares diseños cada año.

Reliquias se designan a aquellos vinos que tienen mayor envejecimiento en Bodegas Barbadillo cuyo origen data de la primera mitad del s. XIX.

Cada año se embotellan un máximo de 85 botellas de cada uno de los vinos únicos que se mantienen en lugares recónditos de las bodegas que este año cumplen dos siglos en Sanlúcar de Barrameda. 85 de Amontillado, 85 de Palo Cortado, 85 de Oloroso y 16 de Pedro Ximénez.

Además, gracias a las medias botellas, se quiere compartir los escasos 96 litros que salen de las Soleras de la bodega para ampliar al doble los descorches.

Más de dos siglos dando protagonismo al vino

Esta propuesta exclusiva de Bodegas Barbadillo comenzó a ser reconocida cuando uno de los presidentes de la bodega, Toto Barbadillo, envió a la famosa casa de subastas Christie´s cuatro frascas de sus vinos de la familia. Desde ese instante, el prestigio de estos vinos no ha dejado de crecer y ampliar su reconocimiento.

Actualmente, el reconocido calígrafo Goyo Valmorisco repite experiencia volviendo a ser el encargado de “vestir” estas nuevas ‘Reliquias” de una forma magistral y artística, con todo lujo de detalles y pintadas a mano. Un trabajo en el que ha estado inmerso elaborando hasta el más mínimo aspecto durante varios meses.

Desde hace dos años, la bodega sanluqueña a través de Armando Guerra, responsable de Descomunales Vinos Comunes (Alta Gama de Barbadillo), ha deconstruido estas Reliquias, dando mayor importancia al vino en un original formato como son las medias botellas, sencillas botellas jerezanas que quieren dar todo el protagonismo al contenido, un líquido exclusivo. Guerra afirma que “el embotellado de las Reliquias se ha convertido en un pequeño acontecimiento cada año. Los trabajos se hacen con mimo, manualmente. Participa un pequeño grupo de compañeros de bodega que cuidan cada detalle tratando cada botella como lo que es: una pequeña joya“.

Vinos que son tan antiguos que, según Guerra, ponerles fecha es un absurdo. Son los que han sido guardados o salvados por el destino. Son vinos muy escasos y casi imposibles de encontrar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar